Renting, leasing o compra

El contexto económico actual, con la incertidumbre provocada por el COVID-19, la nueva movilidad o los cambios legislativos, son factores que van a influir en nuestra decisión a la hora de adquirir un vehículo. La compra tradicional de un vehículo ha dado paso a otras formas de adquirirlo. El abanico se amplía y debemos decidir qué nos conviene y nos interesa más. Renting, leasing o compra, cada modalidad se debe seleccionar de acuerdo a las necesidades y condiciones de cada cliente.

Por ejemplo, si miramos atrás, hace solo unos años nadie se imaginaba que el renting podría plantar cara a otras opciones para la adquisición de un vehículo. Hoy, este alquiler a largo plazo se ha convertido en una atractiva alternativa no solo para autónomos y pymes sino también para particulares, un territorio que cada día cobra más adeptos. Además, la situación actual, muy distinta a la de hace unos meses, ha hecho que el renting sea un servicio con más posibilidades de incrementar su penetración en el mercado; aunque otras modalidades como el leasing o la compra tradicional siguen siendo la opción preferida para muchos.

Para decidirte por una modalidad u otra es importante que hagas un análisis de las necesidades de movilidad en el momento en el que te encuentras, teniendo en cuenta los kilómetros que puedes realizar al año, los costes del mantenimiento del vehículo y por supuesto el desembolso económico que estás dispuesto a asumir. 

VENTAJAS DEL RENTING: NO ES NECESARIA UNA GRAN INVERSIÓN

En la actual situación de incertidumbre económica, pocos particulares están dispuestos a realizar grandes desembolsos de dinero o a endeudarse por temor al futuro. Con este panorama, el renting se convierte en una buena opción pues no es necesario realizar una gran inversión y el usuario sabe con certeza la cuota mensual que va a pagar cada mes. 

Además, el concepto de propiedad ha cambiado y en la “nueva normalidad” su transformación se ha acelerado. Los modelos flexibles y de suscripción como los del alquiler a largo plazo se adaptan mejor a las necesidades del usuario actual, el cual se aleja de compras de bienes duraderos y de un precio elevado como es el caso de un coche. Además, la modalidad de renting ya no es exclusiva de empresas y cada vez más compañías ofrecen el alquiler a largo plazo para los particulares.

-No es necesario realizar una gran inversión

-El usuario sabe con certeza la cuota mensual que va a pagar cada mes

-La propiedad del coche la mantiene siempre el arrendador.

-Cláusulas establecidas por las partes y que respetan siempre las normas del Código Civil y Código de Comercio. Es decir, no hay preceptos fijos en cuanto a indemnizaciones y duración. Las partes los establecen en el contrato.

-Los contratos de renting tienen un límite de kilómetros al año. Por lo que puede suponer una penalización pasarse del kilometraje contratado.

-Suelen incluir las revisiones del vehículo, el seguro a todo riesgo, los cambios de neumáticos, averías, vehículo de sustitución, etc.

VENTAJAS DEL LEASING: CON DERECHO A COMPRA

La modalidad de leasing, por su parte, es un alquiler con derecho a compra. La compañía cede el uso de un vehículo al cliente a cambio del pago de una cuota. Al término del plazo que se ha establecido previamente, el arrendatario tiene la opción de comprar el coche pagando un cierto precio (valor residual) o bien devolverlo.

Al igual que en el renting, cualquier persona física o jurídica (empresas, autónomos, profesionales y particulares) puede acceder a ello. Pero una de las grandes diferencias respecto al renting es que en el leasing es el cliente quien administra el vehículo, es decir, tiene que cubrir los costes de mantenimiento por su cuenta. Además, el límite de tiempo del contrato se establece en dos años, aunque existe la posibilidad de prorrogar el contrato con el mismo vehículo o cambiarlo por otro.

-La modalidad de leasing permite comprar el vehículo al finalizar su alquiler. Esto también puede aparecer en el renting pero no es tan común.

-La compañía cede el uso de un vehículo al cliente a cambio del pago de una cuota.

-Al igual que en el renting, cualquier persona física o jurídica (empresas, autónomos, profesionales y particulares) puede acceder a ello.

-Una de las grandes diferencias respecto al renting es que en el leasing es el cliente quien administra el vehículo, es decir, tiene que cubrir los costes de mantenimiento por su cuenta. 

-El límite de tiempo del contrato se establece en dos años, y no existe la anulación del mismo, aunque existe la posibilidad de prorrogar el contrato con el mismo vehículo o cambiarlo por otro. 

DIFERENCIAS ENTRE LEASING Y RENTING

Sabemos que a veces puede generar confusión la definición de estos dos términos que cada vez están más presentes. Por lo que, una vez definidos cada uno de ellos por separado, ahora vamos a hacer una comparativa de sus variantes para que se pueda contrastar de una manera más visual.

-En el renting no se fija opción de compra final, aunque, en ocasiones, el cliente puede optar por quedarse con el bien abonando una cantidad. Dependerá de que la empresa arrendadora ofrezca dicha posibilidad. 

-El renting va más encaminado a garantizar la funcionalidad en todo momento y tener la necesidad de un vehículo cubierta. En el leasing el objetivo es tener el vehículo al final. Podemos decir que uno soluciona la necesidad y el otro financia el bien.

-En el renting se contemplan los impuestos, revisiones, seguros y otras necesidades adicionales del vehículo. En el leasing puedes decir que van aparte. Una avería de un vehículo en leasing va a cuenta del arrendatario.

-El leasing es más rígido, ya que tiene que ser fiel a los plazos estipulados y marcados por la ley. El renting es más libre, puesto que te permite la negociación de las cláusulas, según los intereses de las partes.

VENTAJAS DE LA COMPRA: EL MÉTODO MÁS UTILIZADO

Todavía sigue siendo la opción más demandada por los usuarios. La propiedad de un bien sigue estando muy bien valorada por la mayoría de los consumidores lo que hace que muchos de ellos en la actualidad se decidan por esta modalidad. Los fabricantes de automóviles están continuamente, y más en la situación actual, tras la crisis sanitaria de los últimos meses, ofreciendo promociones y ofertas muy ventajosas, apoyadas en la mayoría de los casos con ofertas de financiación que merecen la pena.

Para decidirse por una modalidad u otra el cliente debe hacer un análisis de sus necesidades de  movilidad en el momento en el que se encuentra, teniendo en cuenta los kilómetros que puede realizar al año, los costes del mantenimiento del vehículo y por supuesto el desembolso económico que está dispuesto a asumir.

Una vez expuestas las opciones de leasing y renting, queremos recordarte algunas características de la opción de comprar el vehículo. Estas son las principales características que deberías tener en cuenta:

-Has de abonar la totalidad en el momento de la compra, aunque se puede financiar.

-La propiedad es tuya, para lo bueno y lo malo.

-El seguro, las revisiones y las averías van a cargo del propietario.

-Pierde valor, pero puedes venderlo cuando quieras. Salvo planes especiales, no hay ventajas fiscales.